lunes, 29 de junio de 2015

Boy or Girl?

Este increíble viaje lleno de aventuras llamado "embarazo" me ha tenido tan sumergida en el mundo bebé que he descuidado de manera imperdonable el blog. Soy consciente de ello, pero son tantas las emociones que se viven en el embarazo, las etapas que vamos quemando, los preparativos que organizamos para que todo esté en orden para la llegada de nuestros retoños que es inevitable acabar completamente absorbidas.

En la última entrada que escribí, donde os comunicaba mi embarazo, quedó pendiente una cuestión muy importante relativa al sexo de mi bebé. Pues bien, ha llegado el momento de desvelar el misterio y explicar cómo nosotros, los papis, quisimos recibir esta gran noticia.






Lo que teníamos claro es que queríamos enterarnos de una manera especial y original; así que la opción de saberlo por una ecografía en la consulta del ginecólogo quedó descartada por ser demasiado fría y esperarnos a dar a luz para salir de dudas nos parecía una eternidad que no seríamos capaces de superar.

Corría la semana 14 de embarazo, estábamos citados para ver por ecografía a nuestro "osito de gominola", pero como no queríamos correr riesgos y que nos arruinase la sorpresa, le dije al ginecólogo literalmente: "sé que es muy pronto aún, pero si descubre claramente cuál es el sexo de nuestro bebé, por favor no nos lo diga, escríbalo en este papel y cierre el sobre, queremos hacer una fiesta sorpresa". El médico no salía de su asombro, pero respetó nuestro plan hasta el final. Eso sí, nada más poner el ecógrafo dijo: "está clarísimo, no hay duda" y la enfermera sonriendo asentía con la cabeza.

Dos semanas transcurrieron hasta que por fin organizamos la fiesta en casa con nuestros amigos y familiares. Fueron duras porque tuvimos muchas tentaciones de abrir el sobre de una vez por todas y acabar con esa incertidumbre, pero mi marido y yo decidimos que era absurdo abrirlo llegados a ese punto, ya que podíamos haber optado por saber el sexo en consulta y sanseacabó, pero no, queríamos que fuera un momento especial e inolvidable y no lo íbamos a estropear en último momento por impacientes.

Nuestro plan seguía en marcha y como en toda buena fiesta que se precie, no debe faltar una exquisita tarta como colofón, acudimos a La más bonita en Ruzafa (Valencia), donde tienen el obrador y hacen unas tartas buenísimas. Cuando expusimos la idea, la cara de las pasteleras fue de sorpresa, no entendían muy bien lo que les estábamos pidiendo:

- Vamos a ser papás dentro de unos meses, no conocemos el sexo del bebé todavía, pero lo tenemos escrito dentro de este sobre cerrado y queremos que nos confeccionéis una "bonita" tarta que nos saque de dudas; para ello queremos que el relleno o bizcocho sea de color "azul" en caso de ser un niño o "rosa" en caso de ser niña...  Ahhhh, muy importante, no sabemos el sexo ni queremos saberlo hasta que abramos la tarta, así que cubrirla bien para que no se vea nada.

Sonrisas, sorpresa, incredulidad... hasta que una de ellas dijo:

- A ver... entonces... ¿vamos a ser nosotras las primeras en enterarnos del sexo de vuestro bebe?

- Nosotros: siiiiiiiiiiiii

- Pastelera: ¡Qué ilusión! ¡Qué gracia! ¡Qué original!

A partir de ahí, fuimos perfilando los detalles de  la tarta, sabores, etc. Les pedí que escribiesen encima ¿él o ella? y decorasen alrededor con motivos de bebé. El resultado no podía ser "más bonita":



Por supuesto a los invitados les dijimos que íbamos a hacer una fiesta para saber el sexo del bebé, pero no sabían "de qué manera". Fue entrañable y especial descubrirlo junto a nuestros amigos y familiares, abriendo una tarta. Ahí estuvo toda la tarde, coronando la mesa y guardando el mayor de los secretos. Discreta, sencilla pero a la vez coqueta, la rica y sabrosa tarta supo permanecer en silencio hasta que llegó el ansiado momento.




La mesa dulce estaba compuesta por unos sabrosos "cake pops" cubiertos de chocolate y relleno de bizcocho tipo donuts, que estaban deliciosos.




Al fondo, unas galletas oreo cubiertas de chocolate y lacasitos.


Siguiendo con la temática de la fiesta, un cochecito de bebé lleno de gominolas.


Al otro lado de la mesa unos riquísimos "muffins", unos estaban rellenos de chocolate y otros de dulce de leche.



Por supuesto, nos dividimos en dos equipos "rosa" y "azul" y cada invitado iba anotando en una pequeña pizarra por su apuesta. El equipo rosa iba a la cabeza...




Debajo de la mesa pendían las ecos de "osito de gominola" y del techo colgaban una bonitas guirnaldas de cochecitos de bebés rosas y azules... (siento no apoyar gráficamente con fotos, pero se me pasó hacerlas).


La mesa salada quedó así:






Y por supuesto las bebidas tampoco podían faltar:



- Comimos, bebimos, charramos toda la tarde y el momento de la verdad se iba acercando. A mí se me cerró el estómago por los nervios, estaba a punto de conocer el sexo de la personita más importante de mi vida... Ya los invitados comenzaban a ponerse igual de nerviosos que el público de un concierto reclamando la mítica canción que siempre suena al final:

- ¿Partís la tarta? ¿cuándo toca? ¡Venga, venga, abridla!

Nervios, emoción, todo junto a la vez. Mi marido me pasa el cuchillo:

- Pártela tú.

Yo a mi hermano:

- ¿Estás grabando, eh?

Mi hermano:

- Sí, sí, vamos.

Yo:

- Allá vamos.

REDOBLE DE TAMBOR:


y.................................................................................





¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ES UN NIÑO!!!!!!!!!!!!!!!!!




Así fui conociendo un poco más a la personita que llevé dentro de mí 9 meses. Mi amor, mi príncipe, mi tesorito... ¡Qué felicidad!

Continuará...

Siempre vuestra, Pauline.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Si te ha gustado esta entrada anímate a dejar tu comentario, porque tu opinión es importante y me ayuda a mejorar. 

- Además, puedes compartir este artículo con tus amigos o conocidos a través de los botones sociales situados tanto en la cabecera como en el pie de este post.

¿Quieres recibir los nuevos artículos de "El Desván de Pauline" en tu email?
- En este caso puedes suscribirte a nuestro boletín y recibirás los próximos posts directamente en tu buzón de correo electrónico. Recuerda que una vez envíes tu solicitud, recibirás un email con un enlace para confirmar tu suscripción. ¡Gracias! Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comentarios :

Anónimo dijo...

Enhorabuena Pauline, por el post tan bonito y sobre todo, por tu "príncipe "
Se te echaba de menos. Mucha felicidad.

Aydita dijo...

Que bonito!!!!
Besos

libramed dijo...

Muy original, yo creo que no habría resistido la tentación de saberlo antes que nadie, soy muy impaciente.
Enhorabuena!!!

Naishi dijo...

Muchas felicidades! Seguro que el niño va a ser muy feliz y os va a ir todo bien! besos! :)

Araceli Vera dijo...

Ohh que bonito me parece todo, Muchidimas felicidades y seguir disfrutando del embarazo
Un besito guapa

Marta R. dijo...

Hola Pauline! Primero, es normal que no estés tanto por el blog, una no espera un hijo cada día, así que es normal. Por cierto, que idea más bonita y original de conocer el sexo de vuestro hijo. Me ha encantado tu relato. Ya nos seguirás contando... ¡Un beso enorme!

Loqueven mis ojos dijo...

Todo precioso! Muchas felicidades! Yo ahora tambien estoy esperando otro niño!!
Un beso.

Publicar un comentario



prestashop create theme